Repostería con niños

Siempre os enseño actividades para practicar las capacidades de lectoescritura, lógico-matemática, etc., pero la realidad es que con las tareas de la vida diaria podemos trabajar muchísimas cosas también.

Ante todo, debo decir que la cocina no es lo mío, ni me gusta ni se me da bien, pero desde que tengo mi querida Monsieur Cuisine (la que le llaman Thermomix de Lid) que me facilita la vida en la cocina, hago más cositas, sobre todo más repostería.
Así que, desde que le comenté a Pequeña Lectora que me apetecía hacer un flan, no lo dudó ni un segundo y me pidió que le pusiera la torre de aprendizaje Montessori en la cocina. Tenemos una cocina pequeña, así que dejamos la torre fija en la ventana del comedor, donde mi hija sube desde que es bien pequeña a ver el mundo pasar (aunque, ¡el gato la usa casi tanto como ella!).

La verdad es que sorprendentemente el flan es muy fácil de hacer, me esperaba más jaleo, simplemente hay que mezclar los ingredientes y meter en el horno al baño maría (hora y media estuvo, eso sí). Os dejo a continuación la receta que usé con la Monsieur Cuisine (también vale para Thermomix) por si alguien la tiene y quiere aprovechar:

Ingredientes para flan de huevo:

  • 500 gr de leche entera
  • 4 huevos
  • 130 gr de azúcar
  • Caramelo líquido (para el molde)
  • Agua (para el baño maría)

Se pone en el vaso la leche, los huevos y el azúcar y se mezcla todo durante 10 segundos a velocidad 4. Ya está listo, es fácil, ¿verdad?
Ahora toca preparar el molde, yo lo hago en un molde grande, porque la primera vez lo hice en moldes pequeños y para meterlos en el horno al baño maría me pareció un poco engorroso. Se pone el caramelo líquido en el molde, de manera que quede cubierto, ¡pero sin pasarse! Se echa la mezcla en el molde y se tapa con papel de plata.
Con el horno caliente, se pone el molde en una bandeja (yo la pongo en una pyrex de cristal rectangular) con dos dedos de agua para que se haga al baño maría, y ésta en la rejilla del horno. Se enciende a 180-200º con calor arriba y abajo.
La receta que yo seguí ponía que lo dejara durante una hora aproximadamente, pero mi flan estaba líquido cuando llevaba una hora. Lo que hice fue ir controlándolo cada diez minutos a partir de que pasara esa hora. Estuvo en el horno más o menos una hora y media.

Así lo hice yo siguiendo una receta que encontré en internet, quedó muy bueno y con una textura genial, pero si volviera a hacerlo le pondría un poco de azúcar avainillada o esencia de vainilla. Me gustan más los flanes con un poco de sabor avainillado.

Ahora toca esperar y esperar….

¡Es una receta no apta con niños impacientes! Aunque, mirado por otro lado, podemos trabajar la paciencia, aprender a esperar a que las cosas estén listas. Mi hija estaba como loca por probar el flan que habíamos hecho.
Después de dejarlo enfriar, pudimos probar un trozo para merendar, y cómo no podía ser de otra manera, Pequeña Lectora quería cortar ella sola su trozo de flan. Como en casa ya sabemos que ella quiere hacerlo todo sola, tenemos el cuchillo perfecto.

Con el cuchillo KiddiKutter los niños nos pueden ayudar en la cocina sin miedo a que se corten. Mi hija me quiere ayudar, pero no quiere saber nada de los cuchillos de juguete, éste es real, un cuchillo normal que guardamos junto con los demás. Así que me ayuda a cortar el calabacín cuando hago el puré de verduras, cortamos el tomate para la ensalada, la fruta, o el flan en este caso.

El cuchillo va genial para cortar fruta y verdura, pero sin miedo a que se corte ella, ¡de esta manera estamos las dos contentas!
Lo tienen en Tutete (¡qué no tienen en esa tienda!) y los hay de varios colores, los he visto hasta con un pack de delantal y cuchillo, ¡ideal!

Espero que os haya gustado nuestro flan, no tiene la mejor pinta, lo de emplatar no es lo mío, ¡pero os aseguro que estaba muy muy rico! Y Pequeña Lectora con tal de ayudar y hacerlo todo de manera autónoma es feliz!