El momento perfecto

Este precioso álbum ilustrado me tiene completamente enamorada, tanto la historia de Susanna Isern como las ilustraciones de Marco Somà.

Jilguero el cartero le deja una carta a Ardilla, y ésta en cuanto la ve, sale a toda prisa de su casa. Cuando Ciervo la ve pasar a toda prisa, le pregunta si podría parar un momento para ayudarlo a decorar su cornamenta, y aunque Ardilla tiene prisa, se para a ayudar. Con los demás animales que le van pidiendo ayuda como Tortuga, Oso, Erizo, Lobo, Marmota, Zorro, etc., hace lo mismo, por mucha prisa que tiene, Ardilla va parando para ayudar a todos los amigos que piensan que es el momento perfecto.
Cuando llega a su destino, recuerda que no ha traído ningún regalo para esta ocasión tan especial y aunque sabe que no encontrará nada, rebusca en su mochila. Sorprendentemente empiezan a salir cosas de la mochila, regalos que le han ido dejando los animales agradecidos por su ayuda.
No os quiero desvelar a dónde iba Ardilla con tanta prisa, ¡pero llegó justo en el momento perfecto!

En cuanto terminé de leer este cuento, supe que debía ser un imprescindible en las estanterías de los más pequeños, con el que podrán aprender valores básicos como son el agradecimiento, la generosidad, la amistad, el altruismo… Es más, pienso que es un cuento que deberíamos leer todos, incluso los adultos debemos aprender de este tipo de historias tan bonitas, el hecho de dedicar nuestro tiempo a los demás sin esperar nada a cambio, ese gesto tan desinteresado es algo que no se ve a menudo.
Por otro lado, podemos sacarle mucho jugo a este cuento con los más mayores, Pequeña Lectora todavía es pequeña para reflexionar sobre el momento perfecto, pero con los niños más grandes podemos conversar sobre cuándo es realmente el momento perfecto, es diferente el momento perfecto para mí que para tí, etc.

Las ilustraciones de Marco Somà son realmente perfectas para mi gusto, son cálidas y llenas de pequeños detalles (de la mochila de Ardilla sale uno de los cuentos de Susanna Isern, “Pequeño azul y pequeño amarillo”). Son unas ilustraciones de las que te quedarías mirando horas y horas, sinceramente, no puedo decir nada negativo de este ilustrador, ¡es de mis favoritos!

El momento perfecto de la editorial La fragatina es de mis favoritos, pero muy a mi pesar, no puedo decir lo mismo de Pequeña Lectora, en un primer momento no quiso que se lo explicara, creo que puede ser porque no tiene unas ilustraciones con colores vivos como a ella le gustan (para gustos los colores, y ¡nunca mejor dicho!), pero sabiendo que me gusta tanto este cuento, me ha dejado explicárselo varias veces, le ha gustado todas las veces que se lo he contado aunque no ha sido un éxito rotundo y no me lo ha seguido pidiendo. Puede no haber sido el momento perfecto para ella, volveremos a intentarlo más adelante, ¡con esta joya no pienso rendirme!

Yo, como mami y amante de la literatura infantil, os recomiendo encarecidamente este tesoro que no puede faltar en ninguna biblioteca.